lunes, 10 de junio de 2013

Decálogo para formar delincuentes


Decálogo para formar niños tiranos, ¿somos esclavos de nuestros hijos?

“Educar a un niño es como sostener en la mano una pastilla de jabón. Si aprietas mucho sale disparada, si la sujetas con indecisión se te escurre entre los dedos, una presión suave pero firme la mantiene sujeta”. (Citado por Isabel Orjales)  




Al existir una amplia gama de métodos y materiales  para educar en casa, la aplicación  de ellos, en cada familia, dependerá de su propia filosofía educativa. Pero está claro que los niños necesitan límites, consecuencias y coherencia. Con una educación flexible, algunas veces educar en la corriente conductista,.... en donde se modifican y establecen conductas en los niños y por otro lado una crianza basada en el amor y el apego.

Apego no significa sobreprotección ya que sobreproteger obstaculiza el desarrollo del niño. Es querer exagerar el rol de padres, no dejando que decidan por ellos mismos o sea decidir lo que es bueno y malo para ellos, considerar que no saben tomar buenas decisiones  pensar que son demasiado inmaduros para saber lo que quieren. Paraliza a los niños en todos los aspectos.


¿Cuando nos volvemos esclavos de nuestros hijos?

Al ceder sin medida ante sus caprichos, deseos y exigencias. 

La consecuencia de convertirnos en esclavos de nuestros hijos, hará que se conviertan en personas sin tolerancia a la frustración, violentas, agresivas y excesivamente exigentes, con problemas para cumplir las leyes y posibilidad de convertirse en delincuentes, no respetando a los demás y a la autoridad. 

Si llegan a ser padres responderán de igual forma para educar o serán completamente autoritarios.

He aqui el decálogo para formar a un delincuente de D. EMILIO CALATAYUD  abogadoescritor y magistrado españoljuez de menores de Granada conocido por sus sentencias ejemplares. 


  1. Desde la infancia dele a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas “más graciosas”.
  4. No lo regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
  5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no se preocupe de que su mente se llene de basura.
  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
  8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Fácil de escribir pero difícil de practicar día a día.

Educar no es fácil ni hay recetas mágicas por lo contrario es cansado y conlleva una gran responsabilidad. 

Si tratamos de actuar correctamente, dar y ceder en la justa medida, estableciendo normas claras y responsabilidades de acuerdo a su edad, ayudará en su desarrollo, disfrute y crecimiento de cada etapa evolutiva.


De generación en generación se va “evolucionando” en la educación.

"El éxito con nuestros hijos en un futuro no se medirá por lo que les hemos dado materialmente, sino por la intensidad y calidad de las relaciones afectivas que hemos sido capaces de construir con ellos desde la infancia".


Si quieren ahondar en el tema les comparto   el artículo 7 de una revista, con ejemplos reales.







2 comentarios:

  1. Es un tema importante hoy en día ya que se carece de muchos valores en los jóvenes y creo que es importante como padres de familia en casa ponerle la atención debida a esta situacion

    ResponderEliminar
  2. Hola Benito, completamente de acuerdo contigo, de una manera o de otra, todos necesitamos limites en la vida, saludos

    ResponderEliminar