miércoles, 12 de junio de 2013

10 consejos para una paternidad positiva

10 consejos para una paternidad positiva


La paternidad positiva exige paciencia, dedicación y esfuerzo . No siempre es fácil, pero educar en positivo es posible. De hecho, los castigos causan dolor, tristeza, miedo, soledad, culpabilidad y baja autoestima, y se ha demostrado que no son eficaces en la educación de los hijos. Save the Children España, con la colaboración del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha elaborado una guía con 10 consejos prácticos sobre paternidad positiva y buen trato.


1.  Atender y entender las necesidades de los hijos.

El bienestar emocional y el correcto desarrollo del sistema nervioso del niño y de sus capacidades (lenguaje, memoria, atención) dependen de la respuesta protectora del adulto. Si las necesidades del bebé no son atendidas, experimenta sentimientos de indefensión que afectan negativamente a su desarrollo.


2. ¡Ármate de paciencia!

Sé paciente siempre que el niño tenga una rabieta, no quiera colaborar o se muestre esquivo. Ayúdale a verbalizar lo que siente y trata de confortarle. Añadir más tensión a la situación con gritos o amenazas no sirve de nada. 


3. Pon normas claras, realistas y consistentes, ¡pero no cuando estés enfadado o cansado!

A partir de los 3 años, puedes introducirle normas. Desde pequeño debe tener claro que hay límites, deberes y responsabilidades. Las normas se establecen sin amenazas, hablando e implicando al niño y antes de que surja cualquier conflicto.


4. Déjale participar en las decisiones: escucha su opinión.

A los 5 años, permítele participar en el establecimiento de normas de convivencia familiar. Sentirá que su opinión importa y desarrollará su sentido de la responsabilidad.


5. Demuestra abiertamente que le quieres, con abrazos y atención. 

Expresa siempre tu cariño (con palabras y gestos) y dedica tiempo a escucharle desde que es pequeño: qué le preocupa, qué le hace feliz, sus miedos… Ofrécele amor y apoyo siempre, te guste o no cómo es o las cosas que piense o decida.


6. Asume los cambios que se producen en la adolescencia y adáptate a ellos.

No te enfrentes a su evolución; mejor acompáñale en esa nueva etapa ofreciéndole lo mismo que en las anteriores: afecto, diálogo y normas de convivencia.


7. Practica la escucha activa con tu hijo. 

Presta atención a lo que quiere decirte. Trata de ponerte en su lugar y expresa cómo te sientes, para que él o ella también te entienda a ti.


8. No recurras nunca a la violencia o a la agresividad: no sirve de nada. 

Las imposiciones de poder como “en mi casa se hace lo que yo diga” o “aquí mando yo”, no sirven de nada, sólo generan sentimientos negativos, distancia y desconfianza.


9. Respira hondo y piénsatelo dos veces.

No le impongas sanciones poco realistas que no podrán cumplirse, desproporcionadas o difíciles de alcanzar o mantener.


10. ¡Cuídate y quiérete tú también!

Busca espacios para ti, para disfrutar y relajarte. Ejercer una paternidad positiva requiere mucho esfuerzo y generosidad. Tu hijo o hija necesita que seas feliz y estés en forma.





Referencia bibliográfica :

Consejos prácticos sobre paternidad positiva y buen trato. Save the Children y Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Julio de 2012 [acceso: 22 de octubre de 2012]. Disponible en: http://www.savethechildren.es/ver_doc.php?id=136



1 comentario:

  1. Al final ser unos padres positivos y abiertos nos ayuda mucho a que la personalidad de nuestro hijo sea así porque al final es lo que todos queremos al fin y al cabo, gracias por estos consejos que has dado

    ResponderEliminar